jueves, 12 de abril de 2018

CREPÚSCULO SANGRIENTO...

Timoteo Saravia Rodríguez "El Timote".-
Timoteo Saravia Rodríguez " El Timote", había nacido en campos aledaños a Santa Clara de Olimar (Octava Sección del Departamento de Treinta y Tres) en el año 1892.-
Era el mayor de los hijos de la pareja conformada por : Cizerio o Cesáreo Saravia Martínez ("El Tuerto Cizerio") y la brasilera Francisca Rodríguez.-
Acoto en este momento, que entre los hermanos de Timoteo, se contaba a Cesáreo, quien fue durante años gran productor rural y dueño de la estancia "El Paraíso", ubicada en Costas del Leoncho, en el Noroeste de la geografía y a unos 15 kilómetros de Vergara.-
Solamente Cesáreo, era presentado como "Sarabia". Los restantes habían sido anotados como "Saravia" y algunos como "Saraiva" (que humorísticamente, en portugués quiere decir "granizo")......
Timoteo, nacido en un ambiente por demás hostil. Forjado en la ruda templanza de aquellos años, donde "Cizerio" participó en la Revolución Federalista de 1893 y regresó "sin el ojo derecho"; donde los levantamientos armados dos por tres, cruzaban erizados de lanzas y fusiles hacia los cuatro puntos del territorio oriental, es lógico y es comprensible, que desde niño tuvo que acostumbrarse a esa especie de "sobrevivencia", donde la vida y la muerte eran palabras que carecían de sentido.-
Coronel Cizerio o Cesáreo Saravia
durante la Revolución Federalista
del Brasil, en el año 1893.-
Se le sumó también el aditivo de que "Cizerio" era un hombre de genio violento e inestable (máxime cuando retornó de la guerra del Brasil en 1893) donde le habían torturado y matado salvajemente a su hermano Terêncio. Más, la enemistad que había contraído de por vida con Aparicio (con quien eran primos hermanos) y que le valió el hecho de ser "corrido" del ejército de Gumersindo, teniendo que retornar anticipadamente a sus lares, antes de que finalizara la guerra de 1893.-
De ahí en más un Cizerio Saravia, torturado por los dolores de "su ojo derecho", acuciado por el odio y por el rencor de lo antedicho, solo atinó a refugiarse en su estancia cercana a Santa Clara de Olimar, rodeado de perros bravos y siendo blanco de opinión, tuvo que pasarse para los leales al General Justino Muniz, llegando a ostentar el grado de Coronel, cuando la recordada "Batalla de Arbolito".-
Todo ese conglomerado de rencores, de enemistades y de desilusiones, es de pensar que fue socavando la tranquilidad de su propia familia y Timoteo, no pudo escapar a esa telaraña que tejía sin cesar hilos de violencia, de sangre y de venganzas partidarias.-
Muy joven y se comenta en la familia que por culpa del padre, que lo atizaba día tras día con juicios negativos hacia el Escribano Buchelli, radicado en Santa Clara de Olimar, un día de esos, Timoteo, decidió no escuchar más la palabra del notario que por un documento particular lo tenía con el cuento del: "Vení mañana"...."Vení pasado", "Pero, me olvidé de hacerlo" etc. y en un santiamén desenfundó un revólver de grueso calibre, lo "tapó de plomo" al profesional, quitándole la vida en contados segundos.-
Huyó rápidamente a caballo del pueblo y se refugió en la estancia paterna.-
Allí se disfrazó de mujer para pasar desapercibido frente a los vecinos que lo veían.-
Luego, cada vez que la Policía venía por él a la estancia, por las dudas, se refugiaba en el interior de una enorme despensa que había en la misma y allí estaba hasta que los uniformados se iban de la casa.-
Concomitante a todo esto,Timoteo, había dejado embarazada a una prima hermana, cuyo nombre era Mercedes Saravia y que a su vez era hija de la Sra. Atliana Silvera.-
Por si fuera poco, el iracundo mozo, se regodeó de tal hecho, en uno de los tantos bailes de la zona y no faltó quien le fuera con el cuento a la madre de Mercedes.-
Atliana Silvera.-
Ella, reunió a tres hijos varones que tenía: Carolino, Terencio y Martirena y les dijo: "Si Timote no se casa con mi hija, quiero atar el ombligo de mi nieto, con las tripas de su padre"....
Los tres varones Saravia-Silvera, juraron matarlo "al Timote" y para saber cual de ellos sería el encargado de ejecutarlo, arrancaron tres pastos, los midieron y el de mayor longitud, le tocó en suerte a Carolino..... Quien asumiendo la responsabilidad encomendada juró ante su madre vengar la afrenta.-
Ahora sí, que los días de vida de Timoteo, estaban contados.....
Sabiéndose perseguido por la Policía (crimen del Escribano Buchelli) y por los Saravia-Silvera, para vengar el honor de la familia, sus días y sus noches fueron de un permanente sobresalto....
Le entregó una importante suma de dinero a su hermano Cesáreo (quien por disgustos personales con "El Tuerto Cizerio", se iba de la estancia paterna) y una mañana, ensilló caballo y decidió hacerse al camino, sin rumbo, sin norte y sin horizontes.-
No contaba que poco después de dejar la estancia, en el camino mismo, la Policía lo estaba esperando y tras el "Alto" correspondiente, echó mano a su 44 y los agarró a tiros, prefiriendo vender cara su existencia y no entregarse. La reacción fue inmediata y los Máuser "miliqueros", "tartamudearon" por sus bocas siniestras.....
Perdió el caballo aperado con la cabezada de plata y oro y tuvo que huir de a pie, para la estancia paterna.....
Otra vez la espera....Otra vez los días y las noches de tortura psicológica y el odio imponente, ese odio que no se terminaba nunca y que mellaba y que hacía punta, entre los oscuros pasadizos del cerebro...
Otro día de mañana, volvieron a llegar los Policías en busca "del Timote" y cuando los vio venir, corrió y se escondió en la despensa.-
Pocos momentos después, un peón de la estancia, sabiendo que él estaba allí se acercó y le habló puerta por medio:- Ché, Timote....
-Qué querés?....
- Sabés que los milicos tán hablando con tu padre adentro e la estancia y en el galpón quedaron los caballos d¨ellos....Vos sabés que vide que el Comisario, anda con tu apero en el caballo dél.....
-Con mi apero, ese sabandija e mierda?... Milico sarnoso!!
- Sí Timote, con tu apero plateao, ti aseguro bien, yo lo vide....
- Y quiénes tán en el galpón?
-Gue y solo los caballos e los milicos, nadie más hay.....
Ese era el momento y Timote salió de la despensa, calzó una faca en la cintura y se perdió puerta afuera hacia el galpón, seguido por el chancletear acompasado de su madre doña Francisca, que había aparecido de improviso y hacía "pucheros" para no ponerse a llorar.....
Una vez en el interior del galpón, "El Timote" echó mano a la faca y afirmó la mano izquierda encima de un yugo de carreta. La bajó con un golpe seco y seguro y cortó sin dilaciones, la primera falange del dedo meñique.-
Francisca Rodríguez de Saravia.-
Luego enfundó la faca, manoteó un pedazo de trapo para sujetar la hemorragia del dedo cercenado, le dio un beso a la madre, le entregó el trozo del dedo y le dijo: "Usted no me va a ver más mama. Guarde esto de recuerdo".-
De un salto estuvo encima del caballo del Comisario, le cerró de piernas galpón afuera y la polvareda del galope lo envolvió en un poncho de destino incierto.-
Pasó el tiempo, con su carga de meses, de días, de años y las "mentas" de los troperos un día dieron cuenta en un fogón cualquiera que "El Timote" estaba en el Brasil, con un campo en el Municipio de Pinheiro Machado y que frecuentaba la localidad de Aceguá.-
Hasta allí se trasladó disimuladamente, Carolino Saravia Silvera....
El honor de Mercedes iba a ser vengado y lavado en sangre.-
Una tardecita de mucho calor Carolino, logró reconocer "al Timote" que entraba en uno de los tantos comercios de Aceguá.-
Había repechado económicamente. Estaba más gordo, vestía saco, corbata y sombrero en forma presumida y pudo observar (dado que el saco estaba abrochado) que no llevaba armas consigo.-
En el auto que lo trajo, quedaron dos hombres también de saco y corbata. Uno en el volante y otro en el asiento de atrás. Aparentaban ser "capangas" o "matones a sueldo" que le guardaban la espalda al prófugo.-
Poco después salió del comercio y Carolino, que no estaba solo (lo había acompañado su hermano Martirena), se paró con éste, a ambos lados de una boca-calle donde el auto tenía que doblar. Cuando el vehículo llegó al lugar, "El Timote" reconoció de inmediato a los dos Saravia-Silvera (sus primos hermanos) y como no llevaba armas por no deformar el talle del saco, en un arranque de locura, le arrebató el revólver al chófer pidiéndole que detuviera la marcha de inmediato.-
Aquellos fueron segundos, donde hablaron las bocas de los revólveres de los contendientes y "El Timote", gran tirador con revólver, logró impactar con uno de sus tiros en una de las rodillas de Martirena, pero, cayó al suelo herido por un tiro de "refilón" a la altura del occipital derecho.-
Carolino, con total sangre fría no hizo más que arrimarse al caído y lo ejecutó sin miramientos, descargándole las balas que le quedaban en "el bufoso"....
El cuerpo del hombre se contorneó dos veces, golpeó involuntariamente una de sus piernas y luego, quedó exánime en el medio de un charco de sangre......
Junagranputa e mierda !!!... dijo Carolino, mientras enfundaba el arma, le daba la espalda con cara de asco reprimido mientras tragaba saliva y se volvía satisfecho, de haber cumplido con el juramento hecho ante su madre.-
Era, el 12 de diciembre de 1919. Y cuenta la leyenda, que mientras la tardecita se desplazaba sin alterarse en lo más mínimo, un crepúsculo rojo, tan rojo como la sangre del cuerpo "del Timote" se hundía lentamente entre el verde de las serranías y el azul del cielo fronterizo.- 
Urna al fondo, con los restos de Timoteo Saravia, al costado
la urna de su señora madre doña Francisca Rodriguez.-
Cementerio de Santa Clara de Olimar (Treinta y Tres).-
Me dijo el Dr. Néstor Sarabia Salvarrey el día 7 de abril del corriente año:- Vos sabés que a pesar de lo que hizo "Timote", es un tío que yo no lo conocí como entenderás y para nada justifico su proceder.....Pero en el fondo siento algo de aprecio por él, porque fue muy bueno con papá y lo habilitó con dinero, para que pudiera comenzar a trabajar.....
Son las típicas historias de familia, donde la razón pierde su rigor y su absolutismo y cada lector tiene el libre y total derecho de pensar lo que se le plazca.-
Eso sí, no debemos de perdernos de vista en los frondosos bosques del ayer, mirando con los "ojos del hoy"; porque el ser humano debe adecuarse al vaivén de los tiempos y darle "lija y escofina" al cerno porfiado de la constante evolución.-
Toda palabra en contrario, no tiene asidero ninguno para la historia de los pueblos, cuyo fin es relatar objetivamente y cronológicamente los hechos ocurridos en otras épocas.-
Jamás, deben de prevalecer las suposiciones del cronista y menos, los juicios apresurados de los lectores.-
Una cosa y la otra, tienen el instante efímero del humo, que se desvanece en la cintura infinita del aire.-
(Fuentes: Apuntes de Luis Alberto Rodríguez y testimonio del Dr. Néstor Sarabia Salvarrey).-
Texto: Jorge Muniz.-
Vergara, 12 de abril del 2018.-


Recado con la cabezada de plata y oro, que perteneciera al "Timote" Saravia (propiedad particular).-

















Invitación para un funeral sobre Timoteo Saravia Rodríguez
a efectuarse en la Capilla de Santa Clara de Olimar el día 18 de junio de 1920; conjuntamente
con una oración por el descanso de su alma.-
La invitación para el funeral está firmada en paraje "El Soldado" lugar contiguo
a estancia "La Ternera" de José Saravia da Rosa.-
(Agradecimiento a Néstor Sarabia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario