martes, 17 de abril de 2018

"LA FRONTERA REBELDE DE JOÂO FRANCISCO"......
                           (INTENTO DE INVASIÓN BLANCA AL BRASIL, EN 1910)
Hablar del coronel Joâo Francisco Pereyra de Souza (1866-1953) es hablar más que de un militar, de "Un Señor Feudal", que hizo de su cuartel de "Caty", paraje ubicado en Río Grande del Sur, sobre la faja fronteriza de Uruguay-Brasil, un lugar de férreas vigilancias, de álgidas persecuciones, de inusitado terror, de torturas incontables y de muertes casi que cotidianas.-
"Caty", un paraje que está ubicado a 22 kilómetros de Artigas y a 35 kilómetros de Rivera, fue la estancia y el cuartel de Joâo Francisco, conocido por "El tigre o La hiena de Caty", donde "regenteaba" la zona de Quaraí, Bagé y Livramento "con ojos de águila", mientras comandaba 800 hombres del arma de caballería, criaba ganado y compartía con la esposa Amália Jacinta Osório, la crianza de sus doce vástagos.-
Coronel Joâo Francisco Pereyra de Souza.-
 "A Hiena de Caty"
Joâo Francisco, que era uno de los tantos hijos del matrimonio constituido por: Joâo Pedro Pereyra Carvalho y Luisa Pereyra de Souza, llegó a tener campos de ambos lados de la frontera y a pesar de no haber asistido jamás a un centro escolar, aprendió a leer y a escribir en la casa de sus progenitores, volviéndose luego un ávido lector de libros de la historia militar y de la crianza del ganado, amén de los clásicos europeos, donde su inteligencia todo lo retenía y todo lo asimilaba. Es por ello, que supo con audacia y destreza, aplicar lo leído en medios tan diferentes, como eran la guerra, la conducción de hombres y el mejoramiento del ganado.-
Caudillo rural, sanguinario y cruel, se distinguió especialmente en la Revolución Federalista de 1893, donde entre otras cosas más, atacó con su regimiento a "Los Maragatos" de Gumersindo Saravia, cuando ingresaban al Brasil infligiéndoles numerosas bajas, pero, no logró detener el avance de los que quedaron vivos....
Si fue sanguinario y cruel, con los adversarios, no lo fue menos con sus propios soldados, a quienes castigaba severamente y sin exclusiones y los que robaban, se emborrachaban o caían en la mala suerte de entrar en un lío y herir o matar a una persona sin motivos, era seguro que el Jefe, los mandaba pasar "a deguello" de inmediato, cuando no fusilarlos y los más barato "estaquearlos", hasta dejarlos baldados.-
Por eso se habla de que su regimiento tenía una conducta intachable, que sus soldados obedecían "como perro al amo" y que a su influjo, el cuartel, estaba dotado de modernas instalaciones que tenían agua corriente, luz de carburo, piezas para oficiales y para soldados y en su periferia estaba rodeado de casitas donde vivían las familias de los oficiales y de los soldados.-
Joâo Francisco, que pertenecía al Partido Republicano Riograndense "llamados Pica-Paus" cuando la Revolución de 1893, tenía carta blanca del gobernador Júlio Prates de Castilhos, para hacer y deshacer a su libre albedrío; por ello, lo de ser "Señor de Almas y Vidas" en una considerable franja fronteriza.-
Almirante Saldanha da Gama.-
En 1895, ya en los tramos finales de la Revolución Federalista, el ejército de este "Señor Feudal", provocó tremenda derrota a los Federalistas comandados por el almirante Saldanha da Gama, en lo que se denominó "Batalla de Campo Osório" y donde no es noticia que asesinaron y mutilaron al propio almirante, pasaron "a deguello" a todos los marineros que no pudieron huir y "lancearon" a las mujeres que se encontraban en el campamento federalista.-
Hasta se conoce que quien lanceó sin piedad al almirante que huía a caballo, fue el mayor "Chico" Tambeiro, en realidad "un mercenario" que se llamaba Salvador Lena, era nacido en Tacuarembó y militaba en las filas republicanas de la caballería de Joâo Francisco.-
Culminada la Revolución Federalista, por mediación del coronel Abelardo Márquez, blanco y jefe de policía de Rivera, el general Aparicio Saravia, se entrevistó con "La hiena de Caty", llegaron a un entendimiento y sellaron una amistad que duró hasta la muerte de Aparicio, en la propia casa de doña Luisa Pereyra de Souza, la madre del sanguinario caudillo brasileño.-
Es así que Joâo Francisco, otrora acérrimo enemigo de los federalistas, se volvió íntimo amigo de Aparicio y en 1896 y 97, le suministró armas y caballadas (por las que cobró religiosamente) y lo dejó más de una vez, ocultarse en los potreros de Ana Correa, sin ser molestado.-
Idéntica posición adoptó en 1904.-
Incluso en Masoller cuando Aparicio cayó herido, entre los oficiales que lo rodeaban, uno de ellos era: Bernardino Pereyra de Souza- de los hermanos de Joâo Francisco- y posteriormente, varios jefes blancos, intentaron que el Coronel riograndense, se volviera "general en jefe" del ejército en desbande......
"É uma vergonha que um brasileiro, tinha de comandar um exército uruguaio", les habría contestado Joâo Francisco y en ese caso, fue quien les indicó que formaran un triunvirato con los jefes de mas trascendencia militar.-
En forma secreta también se comenta que por otro lado, Joâo Francisco, le vendía caballadas al Presidente Batlle y Ordóñez. O sea que estaba bien con los mandos uruguayos y mantenía equilibrio y satisfacía a los mandos brasileros de Río Grande del Sur, también.-
Muerto el general Aparicio, sepultado en el panteón de los Pereyra de Souza (Río Grande del Sur-Brasil), Joâo Francisco siguió con su trabajo de vigilar vidas, matar gentes y cuidar la frontera.-
Pero en la primera década de 1900, el mapa político de Río Grande del Sur había cambiado y el Dr. José Flores da Cunha, seguido de sus secuaces católicos republicanos, comenzó una obra de desgaste para intentar "destronar" a Joâo Francisco.-
Bernardino y Pedro Pereyra de Souza.-
Fue así que el día 29 de setiembre de 1910, en el club "Pinheiro Machado" de Santana do Livramento, mataron a tiros a Bernardino y a Pedro Pereyra de Souza, hermanos de Joâo Francisco y se comenta que también estaba preparada una celada para éste, que al final no pudo ser concretada.-
El presidente de Río Grande del Sur, era el republicano Dr. Carlos Barbosa Gonçalves (con ciertas raíces familiares en campos del Otazo, cerca de Vergara) un médico oftalmólogo y ginecólogo, graduado en París, que fue un filántropo en la vecina ciudad de Yaguarón.-
Carlos Barbosa Gonçalves (sobrino nieto del general Bento Gonçalves da Silva) y uno de los fundadores del Hospital "Santa Casa" en Yaguarón, amigo del coronel Lorenzo Latorre y probable masón, por injerencias del Dr. Augusto Borges de Medeiros, le había empezado a retirar "el cariño" a Joâo Francisco y en ese caso, "el ascenso" político era para el Dr. José Antonio Flores da Cunha.-
Conocida en Uruguay la noticia del asesinato de los hermanos Pereyra de Souza, el Directorio del Partido Nacional, entre ellos los Dres. Carlos Berro, Aureliano Rodriguez Larreta y Martín Aguirre, se entrevistaron secretamente con Joâo Francisco y le pusieron a sus órdenes "10.000 hombres armados y a caballo" (cifra imposible de creer) para invadir y tomar por la fuerza a la ciudad de Santana do Livramento y vengarse de los crímenes, donde obviamente Flores da Cunha, era conocedor de todo....
Coronel Dr. José Antonio Flores da Cunha
con sus hijos, en la Revolución de 1923.-
Entre los jefes blancos dispuestos a invadir a caballo y prestar concurso al "amigo republicano" estaban: Mariano y Nepomuceno Saravia, Basilio y Juan José Muñoz, Saturno Irureta Goyena (dueño de campos en el "Rincón de Ramírez"), Abelardo Márquez, Álvaro Platero, Lizardo González, Dionisio Viera y Cicerón Marín, entre varios más...... 
Desde Buenos Aires, con la complicidad del Presidente de la República Figueroa Alcorta, barajaba y daba las cartas, el "Comité de Guerra del Partido Nacional" constituido por: Manuel Alonso, Carlos Berro, Abdón Arostegui, Luis Segundo, Valentín Aznárez, Bernardo García y Pablo Piedracueva; mientras que en el litoral argentino, estaba a la expectativa el Agrimensor Carmelo Cabrera.-
El Presidente de la República Oriental del Uruguay, era el Dr. Claudio Williman, quien por "bajo cuerda" se enteró de las muertes de los Pereyra y temió una alianza de los blancos con Joâo Francisco; esos blancos que él, los tenía marcados a presión, pero se quedó tranquilo, cuando el coronel Foglia y Pérez (jefe de policía de Rivera), le comunicó telegráficamente que la frontera "estaba sin novedad".....
En realidad, estaba a punto de prenderse fuego.-
Coronel Foglia y Pérez.-
Jefe Político y de Policía de Rivera
en el año 1910.-
"La hiena de Caty", recusó el ofrecimiento de los blancos y como el gobierno de Carlos Barbosa, le fue retirando de a poco los hombres que tenía a su cargo y lo nombró para consuelo, Jefe de Policía de la zona, renunció al cargo y se fue con su familia, para la región de Sâo Borja, donde instaló una "charqueada".-
Para colmo de males, le habían asesinado en 1915 a su gran amigo el senador Pinheiro Machado y las fricciones que tenía con el republicano Borges de Medeiros (sucesor de Júlio Prates de Castilhos) derivaron en públicas acusaciones y persecusiones de la familia de Jâo Francisco.- 
En Sâo Borja tuvo lío con los familiares de Getúlio Vargas y en 1923, las huestes federalistas del general Honório Lemes, le destrozaron estancia, cuartel y alambrados que le quedaban en "Caty".....Sin embargo, Jôao Francisco, lo acusó por escrito, al propio Nepomuceno Saravia de tal hecho (tildándolo lisa y llanamente de "bandido" y de "traidor") a pesar de que Nepomuceno había entrado al Brasil, combatiendo junto a los republicanos. Del mismo lado que Joâo Francisco.-
Acosado por sus propios compañeros y repudiado por sus contrarios, "La hiena de Caty", tuvo que exiliarse en Argentina y en Uruguay, luego, se trasladó con su mujer e hijos, para Sâo Paulo, donde a la par de otras aventuras guerreras, apoyó a Honório Lemes (vaya ironía) y siguió a la "Columna Prestes" y a Getúlio Vargas (otra ironía más) en 1930.-
Algunos dicen que se había empobrecido; otros manifiestan lo contrario (que aun mantenía gran parte de su capital) sin embargo, era un abuelo tierno, cariñoso y apacible con sus nietos (después de haber sido un consumado "degollador", dueño de vidas y de bienes, acusado por el general Isidoro Dias Lopes, de haberse quedado con dinero que no le correspondía), vestía traje ciudadano y tenía el cabello y los bigotes blancos.....
Nada quedaba de lo que en un tiempo fue: "La hiena o El tigre de Caty".-
Solo las mentas de un hombre sanguinario y cruel, que había hecho temblar la frontera durante varios años y que a la vejez, se había peleado hasta "con su alma".-
La última jugarreta que le hizo el destino, fue de que el propio Flores da Cunha, su archi-enemigo, a pesar de ser republicanos los dos, mirara por él y le consiguiera una jubilación de coronel de brigada......
Murió en San Paulo, un día 4 de mayo de 1953.-

(Fuentes: Internet y "Memorias de Aparicio Saravia"· del Dr. Nepomuceno Saravia García).-
Texto: Jorge Muniz.-
Vergara, 17 de abril del 2018.-

Cuartel de "Caty"  (cerca de Santana do Livramento).-


No hay comentarios:

Publicar un comentario