miércoles, 9 de mayo de 2018

"EL DÍA DE LOS CUCHILLOS LARGOS..... CUANDO A DON VENANCIO LO VELARON DE PIE".....
Fue el 19 de febrero de 1868, en una ciudad de Montevideo, donde oprimía el calor y la humedad reinante; los casos de fiebre amarilla y cólera que enlutaban varios hogares, pero, por otro lado se esperaba con ansias de la época, la llegada del Carnaval.-
A las dos de la tarde de ese día, cuando se escucharon las campanadas de la Catedral, el ex-Presidente blanco Bernardo Prudencio Berro Larrañaga (sobrino materno del Presbítero Dámaso Antonio), se puso de pie en el café donde esperaba pacientemente, salió a la calle y comenzó a caminar por la sombra de la vereda, hacia el Fuerte de la ciudad.-
Éste, estaba emplazado en la hoy Plaza Zabala y lentamente, se le fueron uniendo otros partidarios tales como: Senén Freire, León Mendoza, Avelino Barbot, Timoteo Aparicio, Justino Jiméndez de Aréchaga, Rafael Ocampo, Bernardo Gervasio Berro Bustamante (uno de sus hijos, que años después sería Comisario de Policía en el "Rincón de Ramírez", Jefe Político y de Policía de Treinta y Tres, hacendado y caudillo blancos en las revoluciones de 1897 y 1904), hasta que completaron unas 25 personas armadas para la ocasión.-
En Entre Ríos, esperaba pronto para invadir el General Anacleto Medina "El Indio" y en la zona de Manga (afueras de Montevideo) se había acantonado el vasco Lesmes de Bastarrica con otro lote de partidarios blancos, esperando el aviso de Berro, para invadir la ciudad.-
Bernardo Prudencio Berro.-
Al grito de: "Abajo el Brasil, viva el Paraguay y viva la Independencia Oriental ".....Berro entró por la puerta principal del Fuerte, mientras el Presidente Pedro Varela, huía por el fondo.-
Estaba previsto, tomar la Jefatura (que funcionaba en el Cabildo), el Cuartel de Dragones donde estaba el "Batallón Constitucional" y el Fuerte de San José.-
Pero se les complicó la cosa en el Cuartel de Dragones, donde a pesar de matar al centinela, les hicieron frente los oficiales Lorenzo Latorre y Santos Arribio, mientras que el Coronel Eduardo Olave (el mismo que pelearía contra Timoteo en la "Batalla del Rincón de Ramírez" en abril de 1870) se levantó de apuro de la siesta y mató de un balazo al blanco Senén Freire.-
Retrocedieron los invasores y Olave, lo mandó al oficial Emiliano Maciel que de inmediato fuera a la casa del General Flores para enterarlo de lo sucedido.-
En realidad Flores, esperaba esta conspiración desde varios días atrás.-
Había dejado su gobierno dictatorial el día 15 de febrero de ese año, entregando el sillón a Pedro Varela, pero, ya le habían pasado el dato que la gente del "Goyo" Suárez, andaba preparando un complot contra él. Le había avisado el mismo General Francisco Caraballo "pasándole la mano por la espalda"- que los blancos eran los conspiradores......
Y como Flores sabía que Caraballo era de los hombres del "Goyo Jeta", le contestó algo así como:- No les tengo miedo a los blancos que conspiran......Bueno, ustedes conspiran contra mí y tampoco les tengo miedo.....
"Los dados estaban echados" y en julio de 1867, mientras Flores ejercía la Dictadura, la policía había descubierto un túnel hecho por abajo del Fuerte y que llegaba hasta el mismo sillón donde se sentaba Flores, con una carga de dinamita, lista para estallar, provocar un tremendo daño en la estructura del edificio y "limpiar" instantáneamente al "manda-más" .....
Agarraron a un alemán Neumayer de apellido, quien confesó que había hecho el trabajo a pedido del Coronel Eduardo Bertrand (un colorado adicto al General Gregorio Suárez y que después cuando el gobierno de Latorre, fue mandado asesinar).-
De inmediato se dispuso la aprehensión de Suárez "Goyo Jeta", pero de Bertrand ya fue tarde, porque había huido presuroso a exiliarse en la Argentina.-
El 19 de febrero de 1868, Flores, se encontraba almorzando en su casa de la calle Florida, entre Uruguay y Mercedes- conjuntamente con los Sres. Antonio Márquez, Amadeo Errecart y Alberto Flangini.-
No andaban bien sus cosas y dentro de su casa había cierto drama con la esposa y más dramas todavía con sus hijos Eduardo y Segundo, que se creían "Dioses chicos" y querían a toda costa que su padre se perpetuara en el poder.-
General Gregorio Suárez.-
"Goyo Jeta"
Cuenta la historia confidencial, que Flores, ese día estaba haciendo las valijas para irse para la Argentina a radicarse y administrar un saladero de su propiedad, hasta que los nubarrones de la violencia pasaron un poco.-
General Francisco Caraballo.-
Pero no pudo ser.-
Próximo a la hora dos y treinta de la tarde, llegó a la carrera el oficial Maciel, enterándolo de lo que estaba ocurriendo en el Cuartel de Dragones y el General, de inmediato hizo preparar su coche de caballos y con los acompañantes que estaba partió raudo para el lugar.-
Al llegar a la esquina de Rincón y Ciudadela, frente al comercio de Quintín Correa, una carreta atravesada le cortó el paso al coche e inmediatamente, desde un almacén ubicado en la esquina de Florida y Mercedes, salieron 5 o 6 individuos, emponchados y con grandes sombreros que les cubrían los rostros, emprendiéndola a balazos, contra el cochero y demás integrantes del carruaje.-
Allí murió Juan Bella, que era el cochero. Flangini, Errecart (herido en el cuello) y Márquez, lograron escapar en distintas direcciones, mientras que Flores a los tiros, logró bajarse del coche y trastabillando hacia la vereda, fue apuñalado una y otra vez por los individuos, que al verlo caer herido, también fugaron del lugar inmediatamente.-
Casualmente, pasaba por allí el padre francés Juan del Carmen Subervielle, quien le dio la absolución al General y se cuenta que éste, moribundo ya, logró decir "que perdonaba a sus atacantes".....
Ocho puñaladas, dadas con odio y con rencor inusitados, en varias partes del cuerpo se lo llevaron presto, hacia la muerte.-
Mientras tanto, Bernardo Prudencio Berro, como le había fallado el plan urdido, se dirigió hacia el "Cubo del Sur", donde presumiblemente lo esperaría un bote para arrimarlo hasta una fragata española. Pero tampoco se dio ese caso y tuvo que volverse caminando hacia una aldea fantasmal, donde ya se escuchaban tiros y gritos, el calor cada vez oprimía más y la gente corría y trancaba puertas y ventanas sin abrirle a nadie.-Salio todo tan mal, que don Bernardo, hasta se apersonó a la casa de su pariente Pedro Berro y golpeó varias veces sin que le abrieran la puerta. Allí dejó recostadas, el arma de fuego que traía en una de sus manos y la lanza corta, que portaba en la otra.-
Por su parte los otros blancos, habían mandado un chasque a Bastarrica, con la orden de que avanzara con su gente, pero, el hombre tenía sed y le dio por beber en un manantial que estaba contaminado y en el camino a Manga, cayó de arriba del caballo fulminado por el cólera, sin lograr cumplir con el aviso.-
En la calle Reconquista, el Comisario Mayabre y el Comandante Manuel Lasota, lo detuvieron a Berro y lo llevaron preso para el Cabildo, donde ya se encontraba el cadáver de Flores, cubierto por el Pabellón Nacional y rodeado por: el Presidente Pedro Varela, el Jefe de Policía José Cándido Bustamante, el Dr. Julio Herrera y Obes, José Ellauri y Eduardo Flores.-
Puesto Berro ante el cuerpo de Flores, se vio tremendamente sorprendido e inmediatamente culpado de la muerte, por el Presidente y por los restantes, siendo conducido a un calabozo del Cabildo, a los empujones y a las trompadas y según algunos testimonios, luego de estar entre rejas, un Policía de apellido Machín, le pegó un tiro en la cabeza y allí lo dejaron desangrarse hasta morir......
Posteriormente fue degollado por un moreno apodado "El Elefante" y cargado su cuerpo en un carro, junto al de su amigo Avelino Barbot, que también había sido ultimado y conducidos al cementerio central, por un borracho que en todas las esquinas gritaba:- Aquí va Bernardo Berro, el matador del General Venancio Flores......
Al llegar al cementerio central, el borracho, que se llamaba Pedro García, se bajó de cuchillo y trabuco en la cintura y lo encaró a Eloy García que era el jefe de sepultureros y le dijo:- A estos los echás en la fosa común de los de la fiebre amarilla......
Asesinato del General Venancio Flores.-
Óleo del pintor Juan Manuel Blanes
Eloy García, cumplió la orden del otro, pero marcó la fosa donde estaba Berro y ese hecho permitió a los familiares que en 1878, pudieran exhumar sus restos al Panteón familiar.-
A todo esto mandaron llamar a Buenos Aires a un médico de apellido Estrada, para que embalsamara el cuerpo del General Flores y mientras tanto, el Dr. Fleury, le quitó la cabeza y la conservó en formol.-
Llegó el Dr. Estrada lo más ligero que pudo, pero el cuerpo de Flores en el Cabildo, ya había entrado en proceso de descomposición, lo que era imposible proceder a embalsamarlo.-
El Dr. Estrada, formó un muñeco de paja y madera, para poder colocarle el uniforme militar y luego le adosó la cabeza que había conservado el Dr. Fleury y para que el cuerpo no se desarmara, le ató un palo por atrás y lo tuvieron que velar de pie, con el féretro recostado a una de las paredes.-
Allí estaba el "Batallón Constitucional" rindiéndole honores militares, pero el día 21 de febrero, murió de cólera el hermano de Flores, de nombre Manuel, que era Comandante Militar del Cabildo.-
Enseguida se corrió el rumor de que el edificio estaba infectado y procedieron a evacuarlo, olvidándose voluntaria o involuntariamente, de los presos que habían allí (ya que el lugar funcionaba como cárcel también) dejándolos morir de HAMBRE......
Recién el día 30 de marzo del 1868, se animaron a entrar al lugar y tapándose las narices, sacaron lo que quedaba del cuerpo Venancio Flores, lo pusieron en un féretro, lo sellaron y lo enterraron en la Iglesia Matriz, con la pompa y los honores militares atinentes a su jerarquía.-
Otros, comentan que en la Catedral está solo la cabeza enterrada....
Una historia bárbara !!!
Velatorio del General Venancio Flores en el Cabildo de Montevideo.-
Guardia de Honor del "Batallón Constitucional"
Que va de la mano, con la trayectoria de un caudillo militar colorado que se decía católico, donde la polémica instalada lo cataloga de: dictador; fusilador de compatriotas como lo hizo con Jacinto Párraga y sus oficiales, en Florida; como lo hizo con Leandro Gómez y sus oficiales en Paysandú; traidor a la Patria al servicio del Imperio Británico; cómplice de Argentina y de Brasil y partícipe del crimen contra la nación paraguaya en la infame guerra de "La Triple Alianza".-
Sus matadores nunca más fueron descubiertos, a pesar de que la viuda del General y el caudillo de Soriano General Máximo Pérez, acusaron abiertamente a los Generales Francisco Caraballo y Gregorio Suárez "El Goyo Jeta", "El Goyo sangre", "que no daba ni pedía cuartel a los blancos".......Y que de pulpero, llegó a General del ejército nacional.....
Años después en 1880, cuando el Coronel Latorre se iba hacia el exilio de Yaguarón, llegó por la estancia "Las Palmas" (Durazno) de su amigo el General Basilio Muñoz Galván y allí según datos muy precisos que logró rescatar el querido Profesor Omar Moreira, historiador, escritor y novelista, muy vinculado a la zona, encontró a uno de los matadores del General Venancio Flores.-
Ese "sicario" que cobijaba "el segundo de los Basilio Muñoz", sería blanco adicto a Berro o sería colorado desertor de "Goyo Jeta"?.....
Nunca se supo.-
Y es muy difícil arriesgar una conjetura histórica, cuando se conoce que en la estancia de los Muñoz que eran blancos todos, también llegaban y se cobijaban gente que era colorada.-
(Fuentes: Internet y "La Espera del Coronel"- Prof. Omar Moreira-)
Texto: Jorge Muniz.-
Vergara, 9 de mayo del 2018.-
General blanco Lesmes de Bastarrica.-
Ciudadano vasco

No hay comentarios:

Publicar un comentario