lunes, 14 de mayo de 2018


 "ENTRE LA TEMPESTAD Y EL SILENCIO".....
Lorenzo Antonio Inocencio de la Torre y Jampen, nació el 28 de julio de 1840, en una casa de la calle Pérez Castellanos 1385 de la ciudad de Montevideo.-
Era hijo del gallego Lorenzo da Torre (que fue comerciante, empleado de Aduanas en Montevideo y adherido a los blancos de Oribe) y de la oriental, María Jampen.-
A los siete años de edad, ingresó en la Escuela Pública que regenteaba la Junta de Montevideo y además de demostrar que era un alumno mediocre y desinteresado por los libros de estudio, también dejó entrever que su carácter no iba a ser del todo bondadoso y tolerante.-
A los 14 años de edad abandonó los estudios y se empleó como mandadero en el escritorio de Rudecindo Canosa, para poco tiempo después sumar otro trabajo y emplearse como dependiente del comercio de Nicolás Ojer.-
Coronel Lorenzo Latorre.-
Para obtener ganancias extras, compraba cigarros a una fábrica y los revendía a los clientes del estudio de Canosa y del comercio de Ojer.-
Poco tiempo después Lorenzo Antonio ( de quien algunos historiadores lo suponen como hijo natural del General Manuel Oribe) se peleó con su padre porque éste quería hacerlo ingresar en la Guardia Nacional creada por el Presidente Berro y él, ya tenía motivos, ideas y simpatías por el Partido Colorado y se fue de la casa paterna, viajando a Buenos Aires, siguiendo los pasos del General Venancio Flores.-
Como corolario de este hecho, se cambió el apellido dejándolo simplemente como "Latorre".-
En 1863, fue de los que invadió el suelo oriental junto a Flores y lo acompañó en la "Cruzada Libertadora".-
Adherido como Sub Teniente al "Batallón Florida", estuvo presente en el "Martirio de Paysandú" y en 1865, marchó para el Paraguay al frente de la compañía de Carabineros del "Florida" bajo las órdenes del Coronel Eduardo Bertrand y dependiente del General Enrique Castro.-
En la "Batalla de Estero Bellaco" en 1866, fue herido de gravedad de un tiro, en una ingle y trasladado a uno de los tantos Hospitales de Campaña, soportó dolores de toda clase, mientras un médico-cirujano brasilero a falta de anestesia, lo hacía morder un pañuelo para poder quitarle el proyectil que se le había incrustado.-
Culminada la extracción el cirujano le dijo al oído al enfermero:- Tapalo con una sábana que me parece que éste, no llega a la madrugada.....
Sin embargo sobrevivió y trasladado para su recuperación a Montevideo, tuvo una larga convalecencia, quedando con una pequeña renguera, que se cuidaba muy bien de disimular, cuando daba el paso.-
Reincorporado al "Batallón Libertad" como Teniente, en 1867 acompañó al Coronel Fortunato Flores (hijo de Venancio) a Europa y visitó junto a éste, la Exposición Universal de París.-
Por entonces ya sobresalía como un militar profesional y celoso de sus deberes, obteniendo el ascenso a Capitán el 19 de febrero de 1868, cuando los revolucionarios de Bernardo Berro Larrañaga intentaron asaltar el "Cuartel de Dragones" y fueron rechazados a los tiros por él y soldados a su mando, levantándose de la siesta el Coronel Olave al escuchar la pelea y dando muerte de un tiro a Senén Freire, que era en sí el que comandaba a los revolucionarios blancos.-
De ahí en más su carrera militar fue en ascenso y durante la "Revolución de las Lanzas" peleó bravamente en la "Batalla del Sauce", donde ascendió a Coronel, contuvo un asalto a la bayoneta ordenado por el Coronel blanco Lesmes de Bastarrica (con quien se hizo gran amigo) e incluso se peleó con el General Gregorio Suárez, por salvar la vida de varios amigos blancos que éste, había ordenado degollarlos.-
A causa de eso el "Goyo Jeta", lo dio de Baja del ejército colorado.-
Lo reintegró con el mismo grado, el Presidente de la República General Lorenzo Batlle, pero la amistad con Suárez ya estaba resquebrajada y de ahí en más el proceso se fue acentuando, hasta caer en un abismo insondable.-
Jefe indiscutido del 1ero de Cazadores, fue quien impuso el orden y el retorno a la normalidad en el motín de la Plaza Matriz el día 10 de enero de 1875, cuando el regimiento de Palleja, cargó contra la Guardia Nacional que se encontraba desarmada.-
Combatió en la Tricolor en 1875, donde se hizo amigo de los blancos Ángel y Justino Muniz, a la vez que también se amigaba del Coronel brasilero Astrogildo Pereira da Costa (tío segundo de Justino Muniz), a quienes les dio el tiempo del mundo para que se exiliaran en el Brasil sin haber derramamiento de sangre alguno.-
A pesar de ello y para "tapar el ojo" del Presidente Batlle y de sus seguidores inmediatos, mandó al Teniente Coronel Melitón Muñoz, que realizara una carga de caballería contra el campamento de los Muniz, que estaban cerca de Fraile Muerto (Cerro Largo), aunque en teoría sabía que éstos ya se estaban marchando para el Brasil, porque la revolución había sido derrotada y previamente habían "pactado" con él, por mediación del brasilero Astrogildo Pereira da Costa.-

                                  DICTADURA  CON  MANO  DE  HIERRO

Es muy conocida su llegada al gobierno oriental con 31 años de edad, su dictadura impuesta con mano de hierro entre los años 1875 a 1879 y según los historiadores Carlos Machado (socialista), Lincoln Maiztegui (blanco) y mi profesor de historia en el Liceo de Vergara, Darwin Carballo Campos "El Chito"(socialista), fue uno de los parteros del Uruguay moderno, que no precisó de las divisas partidarias para gobernar (su gabinete tuvo blancos y colorados) y que además desplazó de su lado "a los muy ilustrados burgueses" (palabras del historiador socialista Carlos Machado).-
Muy escrupuloso en el manejo del dinero del Estado. Hizo alambrar las heredades (llegaron a cercarse unas 400.000 cuadras de campos y se importaron unos 25 millones de kilos de alambre) mejoró el ejército (dotándolos de mejores armas y uniformes, a la vez que desafectó regimientos y mantuvo sueldos acordes) liquidó con los gauchos vagos y "mal entretenidos", creó la Policía Rural, Juzgados Letrados Departamentales para reprimir la delincuencia, además de: Registro de marcas y señales, Código Rural, Código de Procedimiento Civil, Código de Comercio y de Instrucción Criminal, Registro del Estado Civil, Registro de Embargos e Interdicciones y además llevó a cabo una profunda reforma de la Enseñanza Primaria con José Pedro Varela como principal adalid.-
Consiguió que la Iglesia Católica de Montevideo tuviera su propio Obispado, reconocido por el Vaticano, vendió los ferrocarriles para la firma Ferrocarril Central del Uruguay, impuso reformas en la Universidad, propendió a que se formaran varias localidades en el interior del país (Sarandí del Yí, Lascano, Mosquitos (Soca), San Jacinto y San Bautista) y entre muchas cosas más, creó la Escuela de Artes y Oficios.-
No quiso aceptar para nada que se le confiriera el grado de General del ejército. Aduciendo en ese caso a la "desesperante situación del erario público incapaz de soportar un nuevo recargo"; pero también haciendo saber que necesitaba con su gesto darles una lección a varios militares y ciudadanos que solo servían a la Patria por el atractivo de las recompensas.-
En el año 1872, luego de la muerte de su padre, casó con Valentina González, con quien procreó 10 hijos entre varones y mujeres, pasando a vivir en la calle Convención 1239, entre Soriano y Canelones.-
Como todo gobierno dictatorial, el del Latorre no fue menos y tuvo sus torturas, sus odios, sus represiones, sus detenidos, sus "matones a sueldo" y sus desaparecidos, como por ejemplo su antiguo superior el Coronel Eduardo Bertrand y Carlos Soto, que fueron muertos a puñaladas.....
Hasta se comenta que al propio "Goyo Jeta", lo alcanzó la oleada del iracundo y difícil Latorre, luego de que cayera muerto de golpe en su domicilio tras haber ingerido una taza de té.-
Para ese tiempo (1879) "El Goyo Jeta" se encontraba con prisión domiciliaria y no está lejos que sicarios del Coronel Latorre, indujeron a que la preparación del té, contara con una buena dosis de estricnina incluida.-
Ya no es fácil probar esto, pero tampoco resulta increíble, dado que el General Suárez, estaba custodiado por soldados que vigilaban el perímetro de su casa.-
En este caso, de nada le habría servido al degollador colorado de otro tiempo ser "prevenido" y tener a mano "Al gringo de confianza" como lo llamaba al Dr. Carlos Brendel de nacionalidad alemana.-
Más allá de toda esa nebulosa de violencia, de rencor, de "pasadas de facturas" de un lado y de otro que creó la dictadura de Latorre, tuvo sus logros para el campo y para la ciudad y eso más allá de que sea discutible o no, tiene un antes y un después que consta sin pasiones y sin subjetivismos, en la historia nacional.-
A pesar de ser tildado de un temperamento brutal, rígido para con los demás, guarango y rudimentario, el Coronel Latorre, gustaba del carnaval y se entreveraba en las "guerrillas con agua y con huevos", escribía y recitaba sus propios versos, leía novelas y gustaba del teatro, de la música y de la ópera.....

                                                   LA   PARTIDA
Pero a pesar de todo esto, el genio violento sin prisa y sin pausa, no podía con la calma que por momentos encendía la primitiva luz de su mente y que parecía hasta iluminarle el alma.-
Perseguido por sus propios fantasmas, amenazado por sus enemigos, proscrito, tildado de asesino, de intrigante y de conspirador, a pesar de ser elegido Presidente Constitucional, declaró "que los uruguayos eran ingobernables" y el día 13 de marzo de 1880, se bajó de la Presidencia y se fue del país.-
Abordó el tren en la estación "Sayago" en compañía del Coronel Américo Fernández y de su amigo Justo R. Pelayo, quienes lo acompañaron hasta la estación "Mansavillagra".-
Desde ahí, tomó la diligencia de Juan Nievas y se dirigió a Durazno a la estancia de su amigo el General blanco Basilio Muñoz Galván, quien le facilitó a Alejandro Borches para que le sirviera de baquiano en su cabalgata hacia el Brasil.-
Se supone que al menos dos personas más, lo acompañaban. Uno de ellos, el Comandante Nicasio Galeano.-
Estuvieron donde hoy está la estancia "La Palma" en las costas del Parao (Rincón de Ramírez) y desde allí cabalgaron con destino hacia "La Pastoril" (estancia de Joaquin Suárez Ximénez), también sobre el arroyo Parao y circunscrita al "Rincón de Ramírez" (Departamento de Treinta y Tres).-
Desde ahí atravesando bañados, cañadas y arroyos, cortaron en línea recta hacia la boca del Tacuarí con la Laguna Merín, donde cruzaron a caballo, penetrando en la ciudad de Yaguarón (Brasil) donde lo esperaban los militares: Plácido Casariego, Pablo Ordóñez y Ernesto Courtín.-
Vivió un tiempo en Yaguarón (donde hoy está el edificio "TIARAJÚ"); formalizó amistades con el Dr. Carlos Barbosa Gonçalves- pariente del General Máximo Santos- que vivía enfrente, mientras de su custodia se encargaba el Comandante Nicasio Galeano.-
Pronto se tuvo que ir de Yaguarón dado que persistían las intrigas y las amenazas de invasión al Uruguay (incluso el Coronel Foglia y Pérez intentó asesinarlo) y luego hasta su muerte, residió en la ciudad de Buenos Aires, donde hasta llegó a poseer una estancia que se llamaba "Pampa Oriental" y estaba ubicada en Pehuajó.-
Viudo de Valentina González, en 1890, se casó con Amalia Bussetti, con quien tuvo dos hijos y una hija más.-
Estando en el exilio de Yaguarón, había concurrido con sus hijos mayores a Italia, donde fue recibido en audiencia por el Papa León XIII.-
Falleció en su casona de la capital porteña, ubicada en la calle Granaderos 352 , el día 18 de enero de 1916 a los 76 años de edad.-
En 1975 la dictadura militar que gobernaba Uruguay, repatrió sus restos, con inusitada pompa y honores militares, cumpliendo con el testamento que le había dejado a Lorenzo (uno de sus hijos) donde le pedía que cuando creyera conveniente trasladara sus restos a la sepultura que tenía en propiedad en la ciudad de Montevideo, pues su deseo era de que los mismos: "descansaran en el suelo querido de la Patria".-
Y este hecho, propiciado por todos los aditivos de aquel momento, parece que condenó al Coronel Lorenzo Latorre a quemarse en las llamas voluntarias del anonimato.-
En ese mismo año de 1975, nos decía en Vergara nuestro profesor "El Chito" Carballo ( que repito, era socialista consumado y fue destituido por la dictadura ese mismo año): "Éstos (refiriéndose a los militares del proceso) recién se acordaron de Latorre.....Algún día la historia que no admite enmiendas ni banderías políticas, le reconocerá la obra que realizó por esta Patria".....
Aun se espera, eso del reconocimiento de la obra....
(Fuentes: "Una historia de los orientales" de Carlos Machado; "Latorre y el Estado uruguayo" de José Pedro Barrán; "Caudillos y Doctores" de Lincoln Maiztegui).-
Texto: Jorge Muniz.-
Vergara, 14 de mayo del 2018.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario