lunes, 28 de noviembre de 2016

ALEJO RODRIGUEZ Y SU PERRITO “PIPER”..... 

Carlos Alejo Rodríguez, nació en el año 1919 en la ciudad de Montevideo.-
En marzo de 1942, dio su primer salto en paracaídas desde una altura de 800 metros y a partir de ahí, su temeraria vida "forjada en el aire", se convirtió en leyenda rioplatense.-
En 1949, instaló una Escuela de Vuelo y Paracaidismo, en Melilla (Montevideo), donde contó con destacados alumnos y alumnas y entre ellos, la Sra. Leda Torres, quien realizó su primer salto al vacío, el día 27 de octubre de 1949, cuando tenía tan solo 19 años de edad.-
En etapas siguientes el acróbata aéreo conjuntamente con sus alumnos, llevó adelante varios espectáculos que tuvieron por escenario las playas Ramírez, Malvín, Pocitos y el Buceo, de la ciudad de Montevideo.-
Ello comenzó a darle cierto protagonismo como tal y lo contó como el precursor del paracaidismo en el Uruguay.-
El día 21 de marzo de 1954, Carlos Alejo Rodriguez  a poco de haber obtenido el “Brevet de Piloto Civil”, arribó a Vergara, en compañía del piloto Oscar Cúneo y en su aparato: “PIPER CUB- J-3”.-
En el campo del Sr. Nilo Ramos (hoy, familia Noble-Santana, casi enfrente al Local de Ferias "Los Timbres" y donde aun se aprecian los restos del aljibe de lo que fuera la casa del “Indio" Marta), exhibió un festival de vuelo y paracaidismo que fue inolvidable para todos los asistentes.- Auspiciaba refrescos Coral con Vitamina B1 y "La Salteña" bebida que contenía según sus promotores, naranja natural.-
Las entradas costaban $ 1.00 para los adultos y $ 0.50 para los menores. Y se llenó de gente. Ávida por ver el espectáculo nunca antes visto en Vergara y conocer de cerca a un tipo, alegre, bueno, simpático y solidario, como lo era Carlos Alejo Rodríguez.-
Todo comenzó a la hora 14:00 de ese día. Hubo vuelos de bautismo con gentes que se animaron a subir con el piloto, corte de cinta en el aire y caza del globo.-
A la hora 17:00, Oscar Cúneo inició un simulacro de bombardeo aéreo, provisto de bolsitas con harina, contra la Ford T, modelo 1925, conducida por su propietario don Visitación Ramos "El Chiche".- 
Mientras la cachila desplegaba sus 30 kilómetros por hora tratando de huir a campo traviesa, el aviador le sobrevolaba rasante, tirándole bolsitas de harina, que no lograban dar en el blanco, debido al viento que imprevistamente se había levantado. Hasta que de pronto una de ellas, dio de lleno en el parabrisas de la Ford T y tras el reguero blanco del producto, siguió el reguero de las carcajadas de los presentes y el asombro inusitado de los niños que no salían de su asombro y que preguntaban, todo lo que veían.-
A la hora 18:00, el viento había amainado bastante y Alejo Rodriguez, aprovechó para tirarse en paracaídas.-
Lo hizo en compañía de su infaltable perrito de nombre “PIPER”, efectuó un doble salto mortal y tocó tierra sin problemas, cuando el paracaídas se le iba levemente hacia el monte del arroyo Parao.-
Casi enseguida y ya finalizando el espectáculo, corrieron sobre una distancia de 140 metros, el avión de Alejo, un caballo de “un comedido” y la moto “INDIAN” modelo 1948, de “Naldo” Techera…. Y la carrera, la ganó el caballo, a quien para la ocasión su dueño lo había bautizado como: "Rocicler", ya que la moto de “Naldo” se “atoró” en la salida y el avión de Alejo, tenía pocos metros para adquirir su velocidad….
Una alegría desbordante, inolvidable y contagiosa, se vivió ese día.-
Nunca antes, se había realizado un espectáculo de esa magnitud en Vergara….Y nunca más, se realizó otro similar…
El día 5 de mayo de 1958, en momentos que el piloto sobrevolaba con su avión, la zona de la Base “Capitán Curbelo”, divisó en el cielo, algo similar a "un trompo musical". Logró acercarse a unos dos mil metros de distancia, pero el calor que irradiaba el objeto desconocido, le resultó insoportable, al extremo de que tuvo que quitarse la chaqueta de vuelo y abrir una de las ventanillas del avión.-
Concibió la idea de estrellarse contra el “trompo musical” y luego tirarse en paracaídas. Pero bien pronto hubo de desechar esa oportunidad, dado que recordó que no llevaba el “auxiliar de vuelo” consigo.-
Una vez que llegó a Melilla, puso el hecho en conocimiento del Inspector de Aeronáutica Civil Sr, Piacenza y éste, con el formulismo debido lo elevó al NICAP de la ciudad de Washington (Estados Unidos) que se encontraba bajo la égida del Mayor retirado de la Infantería de Marina, Sr. Donald E. Keyhoe….
Se iniciaron las actuaciones de rigor, pero el cuestionario para evaluar fehacientemente el informe quedó trunco, dado que el día 28 de setiembre de ese mismo año, Alejo Rodriguez, sufrió un accidente de aviación del cual luego de sobrevivir unas horas, falleció en el Hospital Saint-Bois.-
Todo ocurrió con un avión “STINSON”, Matrícula CX AMK 108-3, que había adquirido dos días atrás y para probarlo, invitó al matrimonio amigo: Longardo-García, al infaltable “PIPER”, con quienes decoló desde el aeropuerto de “Melilla”.-
A poco de tomar altura y por causas que se ignoran el avión se precipitó a tierra desde unos 30 metros de altura.-
El matrimonio aludido, salió de la situación sin lesiones de ninguna índole.  Alejo Rodriguez, corrió con la suerte antedicha y el perrito “PIPER”, luego de escapar por una de las ventanillas del aparato siniestrado, huyó a campo traviesa y nunca más, pudieron localizarlo.-
Ni vivo ni muerto….
Una calle de Montevideo, lleva el nombre del inolvidable piloto y acróbata aéreo.-

(Fuente: Internet e investigaciones realizadas por el autor).-
(Foto: Dedicada a José Muniz Sierig -mi padre biológico-)
Texto: Jorge Muniz 
Vergara, 28 de noviembre del 2016.-


Afiche alusivo al evento


Moto "Indian" 1948 que compitió contra el avión de Alejo Rodriguez.
Acá en la foto Balbina Pereira, la esposa de "Naldo" Techera

No hay comentarios:

Publicar un comentario