martes, 22 de noviembre de 2016

        


“EL  POETA  DEL  BANDONEÓN”….

Nicolás Correa Carbajal, nació en Vergara un 6 de diciembre de 1915.-
Desde niño, se le conoció como “El Hijo” Correa y desde niño también, comenzó a mostrar facilidad y persistencia, para ejecutar la guitarra “de oído”.-
En la década de 1920, llegó a Vergara, el Profesor de Música: Jesús Santibáñez Lorenzo, que fue todo un adelantado para la época, pues era de nacionalidad española (nacido en Castro de Urdiales), tenía buen nivel de cultura, era concertista de violín y anterior a su llegada a este pueblo, se había desempeñado como solista de dicho instrumento, en orquestas sinfónicas.-
El mismo, se casó en esta localidad con: Selva Correa Silvera (que era prima de Nicolás) y a raíz del parentesco, conoció a éste, trabó amistad y le indujo a tomar clases de música con él.-
Para ese momento, Correa, había logrado un buen dominio de la guitarra, como ejecutante y acompañante, de otros músicos.-
Así fue que el Profesor Santibáñez, lo introdujo en el mundo mágico y sensible de la música ciudadana.-
Rápidamente aprendió solfeo, lectura de la música a primera vista y escritura en el pentagrama. Y para aplicar esos conocimientos adquiridos, comenzó a ejecutar el violín.-
Poco tiempo después, conocimiento y destreza en el instrumento, llevaron a que el Profesor tuviera la idea de formar un conjunto de música típica para Vergara y en ese caso comenzó a enseñar la técnica del bandoneón al joven Raúl Muniz, con excelentes cualidades para el aprendizaje y la ejecución.-
Por cierto y es lógico inferir que con gran nivel musical se formó el trío: el Profesor Santibáñez (en el piano); Raúl Muniz (bandoneón) y Nicolás Correa (en el violín) y arrancaron amenizando los grandes bailes del Club “Centro Uruguay “de Vergara.-
Pero la tragedia estaba detrás. Luego de una breve pero cruel enfermedad, fallece Raúl Muniz, quien además era un buen artesano en la madera (recuérdese que con solo verlas, construyó a escala, las primeras máquinas excavadoras que trabajaban en la construcción de la vía férrea en el ramal Treinta y Tres- Vergara- Río Branco) y en ese caso Correa, se hace cargo del bandoneón, mientras que el Profesor, perfecciona a Rosendo Pereira, en el violín.-
El trío, vuelve a dotar de luces y sonidos los bailes vergarenses.-
En los finales de la década de 1930, el Profesor Santibáñez, se radica en la ciudad de Sarandí del Yí (Durazno), donde entre otras actividades dicta clases de música en el Liceo de la ciudad. Y tanto Correa, como Rosendo (cuyo mundo musical y particular, comenzaría a transformarse en el de: “El Negro Violín” por el color de su piel), inician un largo trajinar por los senderos musicales, acompañados por varios más que irían surgiendo al paso.-
Me refiero entre varios, a las guitarras de: Santos Oxley “Vierita”; Ruben Lucas “El Querido”; Froilán Mariño; José María Silva “El Negro Chorro”; Casiano Bonilla; Domingo Olive “El Catalán”; Alquides Correa; la batería de Pedro Muniz “El loco Pedro” y posteriormente del brasileño zapatero Gilberto Vadiego, conocido por “Seu Yilberto”.-
Durante muchos años, Correa y sus músicos, animaron los bailes de los Clubes: “Uruguay” y “Democrático” de Vergara, “Armonía”, del paraje “Leoncho” (contiguo a la casa de don Agustín Yza) “25 de Abril” en Dragón (Departamento de Cerro Largo) y muchos más, realizados en distintos parajes de ese Departamento.-
En los años 50, Correa, es convocado para integrar la orquesta de Federico Porto en Yaguarón (Brasil) con la que animan durante mucho tiempo bailes en esa ciudad, en Arroio Grande, en Santa Vitória do Palmar y en la mismísima ciudad de Pelotas.-
En los inicios de la década de 1960, nuestro biografiado, fue convocado por el bandoneonista Rito Berrueta, en la ciudad de Treinta y Tres, para tocar en la orquesta típica “Los Zorros Grises”.-
En ella, fue primer bandoneonista y el que se encargó de las respectivas orquestaciones.-
A su lado estaba Dante Feijó, un bandoneonista que trajo especialmente del Departamento de Durazno (que obraba como segundo) y Rito Berrueta (que obraba como tercer bandoneón). Completaban la orquesta: Julio Trejos “El Chiquito” (piano); Perdomo (contrabajo) y el violinista brasileño (famoso en Yaguarón) Nadir Pereira, conocido por “Rainha”.-
La orquesta fue sufriendo modificaciones e ingresaron a la misma: Plutarco Dantón Larrosa “El Paco” (bandoneón); Ney Ramos (violín); Carlos Figari (violín); Carlos Lenú (piano); Washington Fleitas (guitarra); Artigas Ferreira (guitarra); José Pereira das Neves “Pepo” (piano) y otros más. Pero tanto Correa como Berrueta, permanecieron en ella hasta el final.-
También integró un trío de tangos con: Eduardo López (piano); Perdomo (contrabajo) y la voz del cantor Carlos Ojeda, que era de la ciudad de Lascano (Departamento de Rocha) y con dicho grupo, se presentó varias veces en el programa “Para Tangueros” que dirigía Julio César Alvarez en la fonoplatea de CW 45 “Difusora Treinta y Tres”.-
Además de guitarra, bandoneón y violín, Nicolás Correa, también tocó: piano y acordeón a piano, haciendo también folklore por gusto personal, con “El Coco” Obiaga, un vergarense que fue excelente pianista y que tenía instrumento propio en su estancia “La Totora”, cerca de la Ruta 18 y a unos pocos kilómetros de Vergara.-
Formó como pianista de tango a: Hamilton Busnadiego (hijo de un Jefe de Ute que se radicó por unos años en Vergara) y a Julio César Arostegui (hijo de los vecinos vergarenses: Serafín César y Olga Arostegui).-
Dable es decir también que Correa, a instancias de don Enrique Portas Calveira (que ejerció como Odontólogo en Vergara) y que escribía poemas, musicalizó a varios de ellos como boleros, aunque las partituras de los mismos, lamentablemente se extraviaron y tanto la familia de Portas Calveira como la de Correa, no pudieron contar con tan preciados recuerdos.-
Para culminar esta biografía de un excelente músico (además de ejercer como un humilde peluquero de pueblo), que en el año 1956, con su bandoneón, marca “CAMPO”, tocó tangos con el Maestro Hugo Balzo (concertista de piano), en una velada nocturna en el Club “Centro Uruguay” de Vergara y en otras oportunidades, fue “el bandoneón mayor”  de la “Orquesta de Señoritas” que llegaba a esta localidad, diré que el mismo, casó en Vergara, con Enilda Rocha “Chiquita” y sus hijos son: Julio César y Walter.-
 “EL POETA DEL BANDONEÓN” por su calidad, por su destreza en la ejecución y por su exquisitez en la música, falleció en Treinta y Tres, un 23 de agosto de 1978.-
Aunque no llegó a la meta de los 63 años de edad, su recuerdo como tal, “pasó la raya” y no se detuvo. Está aquí (en este sitio) vivo, palpitante, lleno de música, como él lo quiso siempre…..

(Fuente: Apuntes biográficos de Walter Correa Rocha).-

Texto: Jorge Muniz.-
Vergara, 22 de noviembre del 2016.-


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario