jueves, 17 de noviembre de 2016

                            
LOS  PERROS  DEL "ZURDO"

Juan Adolfo Ramos, “El Zurdo”, fue un antiguo vecino de la zona de Corrales del Parao (en la Novena Sección del Departamento de Treinta y Tres).-
A la izquierda: "El Zurdo". A la derecha: Andrés Batista Baudean
Un hombre siniestro, hosco, de mirada fría, temido por muchos, querido por muy pocos y que siempre andaba de revólver y de cuchillo en la cintura.-
Mentaban los más viejos que en 1904, había sido soldado colorado del General Basilisio Saravia. Y que durante la jornada aciaga de Tupambaé, fue uno de los tantos “cuchillos fáciles” de las fuerzas coloradas que igualando a sus pares de las fuerzas blancas, convirtieron el campo de batalla, en un escenario de locura, de barbarie y de terror.-
Tuvo casas y campo propio en la zona de Corrales del Parao, cerca del "Paso de los Bicos", donde según los conocedores, aun, se pueden apreciar rastros de las habitaciones y de un galpón de paredes de piedra, que tenía. Fue contrabandista con cargueros y allá por 1910, según consta en los partes del Comisario José Germán Muiño, sostuvo un nutrido tiroteo con la Policía de Vergara y cuando la proveedora se le quedó sin balas, tiró la carabina para un costado, abandonó los caballos y los barriles con caña y se perdió de vista en una salamanca que solo él conocía y que hasta ahora existe, cerca de donde estaban sus dominios naturales.- Y por los menos durante dos o tres días, no hubo Dios posible que lo descubrieran......
Pero este tiroteo, fue uno de muchos más, que sostuvo con la Policía. Incluso, en uno de ellos, el Comisario Muiño haciendo gala de coraje, le echó el caballo por arriba en plena balacera y a los gritos lo conminó a entregarse. “El Zurdo”, que lo conocía personalmente desde las Costas del Arroyo del Oro, donde era nacido el Comisario Muiño y que habían sido compañeros en la revolución de 1904, contestó deponiendo el arma:- A Usté Comesario, me le entriego…..A Usté y a ningún milico perro más!!....
De ahí y hasta la Seccional Segunda (emplazada en Vergara en esa época) el malevo marchó preso, a caballo y a la par del Comisario. Quedaban unos 20 kilómetros más o menos, cortando campo. Y durante el trayecto “El Zurdo” no habló ni una palabra …Años después, comentaba don Marcos Denis que era Guardiacivil:- Qui hombre bien duro ese. Parecía “Un Lión”, por lo melenudo y “atufao”…
Enemigo jurado de Juan Diaz (el abuelo de Dionisio) por ser el padre de Luis Ramos y por ende abuelo de Marina (la pequeña, que salvó Dionisio) indirectamente, tuvo su cierta incidencia, en el contexto global de la tragedia del Arroyo del Oro.-
Sin embargo, Aquiles Fernández, otro “alunao y corajudo” de la zona, que tenía un campo contiguo a lo de Ramos y que había peleado del lado de Basilisio en la Revolución de 1904, contó para más de uno que un día por un entredicho con unas vacas invasores y un alambre dañado, se habían discutido con “El Zurdo” y que cuando éste, intentó sacar el cuchillo, Aquiles no le dio tiempo, “lo madrugó” y lo agarró con “una guacha”, dándole “chicote” por donde cayera…. Y que le siguió dando por un tramo largo del campo, hasta que Ramos, pudo montar a caballo y disparar de galope tendido….
- Junagramputa….te viá sacar las bravuras…..comentaba después Aquiles Fernández….Nu es bravo nada “El Zurdo” ese, lo qu´ es ganador de tirones si le afluejan…..
Pero indudablemente, "El Zurdo" Ramos, no sería solo recordado por esas acciones. También lo recordarían los descendientes por el famoso casal de perros cimarrones que tenía y que los llamaba: "El Dotor" y "La Princesa".-
Y que los dominaba con solo pegarle un silbido largo, como el que usaban los carreros, de bueyes pachorrientos y de picana al hombro…
La gente comentaba: - Los perros que tiene son mucho más malos que él !!!....O sea, que en suma, los corajes se acumulaban. Y así lo demostró una vieja historia de fogón. Verdadera o no, pero, la escribo para que no se pierda.-
Fue una mañana de octubre, quizás de principios de 1920, en las Costas de los Corrales del Parao. Un paisano, había atado un negocio con "El Zurdo" y no tenía la plata suficiente para pagarle y se desvivía, explicando lo sucedido. Pero él, que presumí de que la palabra era un documento, no quiso ni escuchar las explicaciones del otro. Bajó la cabeza y entre un mar de cabellos, cejas y barbas blancas, sin necesidad de echar mano al cuchillo ni hacer gesto alguno, pegó el silbido largo y al acudir los perros, les ordenó:- Tropeeeeyennn carajoooo !!!!! El otro, se vio perdido. Y solo atinó a dar la espalda y correr "a todo trapo", derecho a unos árboles cercanos, donde se subió más que ligero, en una gritería sola y resbalando las botas. Allí y por mandato del viejo, los perros le montaron guardia en el tronco del árbol, hasta que él quiso, como una hora o dos por lo menos.....
Cuando se le antojó, desparramó el casal de perros, mandó al otro que se bajara del árbol y todavía le sobró piola para decirle:- Andate a la puta carajo...onde no te véia ni la sombra....Sabandija e porquería.... que hasta jodido sos !!!...
Después contaría en ruedas fogoneras, hablando a los bufidos y a los tirones, como era su costumbre:- Tá que lo parió ese sabandija....."El Dotor", quería subirse en lárbol, era un tigre e malo!...Ladraba que no paraba más y dejuro que hasta lagrimiaba de honestidá!!..
Gueno, tenía mucho más verguenza en la cara, que el sabandija que me quiso joder !!

Texto: Jorge Muniz.-
Vergara, 17 de noviembre del 2016.-   


Foto del "Zurdo" Ramos, tomada en el año 1929

No hay comentarios:

Publicar un comentario