domingo, 20 de noviembre de 2016



LA “VILLA DE MELO”….. 
SITIOS, ASALTOS Y OCUPACIONES MILITARES…..
La “Villa de Melo”, hoy, ciudad capital del Departamento de Cerro Largo, situada en un estratégico punto bélico, fue “sitiada”, “ocupada” y “asaltada” por diferentes bandos militares en los años: 1801, 1811, 1833, 1839, 1844, 1845, 1863, 1864, 1870 y 1875.- 
De orden es decir que en los años 1801 y 1811, fue ocupada por fuerzas portuguesas.- En 1833, la ocupó el General Manuel de Olazábal, un porteño, que se había aliado con el General Juan Antonio Lavalleja.-
Mientras que en julio de 1839, un lote de “farrapos”, a los cuales capitaneaba Domingo Amaro, se desprendieron de la columna del Coronel Manuel Lucas de Oliveira e irrumpieron en la Villa, con el propósito de apresar a partidarios del ejército Imperial. No conforme con ello, aprovecharon “la bolada” y de paso impusieron su voluntad prepotente y desmedida a varios comerciantes, robando géneros, dinero, bayetas, ponchos, aguardiente, etc. 
Lo increíble de todo esto fue que la gente común del núcleo poblacional, se congregó y los enfrentó con lo que tenían a mano, logrando expulsarlos de las calles ayudados por el propio Domingo Amaro, quien tuvo que luchar a brazo partido con varios de sus “farrapos”, que se encontraban bastante ebrios.-
En marzo y en agosto de 1844; posteriormente, en febrero de 1845, fuerzas coloradas que respondían a las órdenes del Coronel Fortunato Silva, primero y luego, del mismo General Fructuoso Rivera, con un largo convoy de carretas, soldados, “guayaquíes” y mujeres con hijos, la sitiaron en esas tres oportunidades, aunque tuvieron que desistir de la ocupación, porque la primera vez, los correteó el General Ignacio Oribe y las otras dos restantes, mientras el Coronel Dionisio Coronel Muniz, los resistía a sangre y fuego, apareció como por encanto, el ejército coaligado de blancos, correntinos y entrerrianos, que comandaba el General Justo José de Urquiza y los dispersó de tal forma que en marzo de 1845, terminó derrotándolos en la batalla de “India Muerta” en el Departamento de Rocha.-
En setiembre y en diciembre de 1863, la intentan ocupar los Generales Nicasio Borges y el brasileño Fidelis Páez da Silva, sin lograr concluir su objetivo. No dan por perdido ese “sueño redentor” y en enero de 1864, ambos Generales, vuelven a repetir la misma incursión, pero, con resultados negativos.-
Mientras que en octubre del año 1864, se da un hecho bastante curioso y que a continuación, paso a detallarlo.-
El sitio ahora corre por parte de las fuerzas brasileras del Mariscal Mena Barreto, quien sostiene un recio fuego cruzado con los defensores, los días 13, 14 y 15 de ese mes.-
El día 16, luego de haberse agotado la reserva de municiones de los soldados defensores, el Jefe de los mismos, Coronel José Pío Coronel Muniz, llama a los Vice Cónsules de: España, Brasil, Argentina y Portugal, los reúne en el salón de la Jefatura de Policía y les entrega la guardia y garantía, vidas e intereses del vecindario…. 
Obtenida que fue esa capitulación honrosa, Coronel, abandona la “Villa de Melo” con sus soldados, buscando incorporarse a las fuerzas del General Servando Gómez.-
En 1870, la tomó el General Timoteo Aparicio, tras recios combates con fuerzas gubernistas, alternadas en el mando por: el Teniente Cándido Robido, el Capitán Pedro Ramírez y el Comandante Nicomedes Castro (Jefe de la Guarnición).-
En diciembre de 1875, durante la “Revolución Tricolor”, se da el gusto de ocuparla- casi que en forma simbólica- el Coronel Ángel Muniz, caudillo blanco de Cerro Largo, ya que a los dos días (20 de diciembre de 1875), atacado por las fuerzas del gobierno al mando del Coronel Lorenzo Latorre, tuvo que huir para el Brasil.- 
Pero, llegado a este punto del relato quiero detallar el sitio y la ocupación que sufrió la “Villa de Melo”, el día 7 de abril de 1833.-
Lo hago con el fin de que quienes lean estas líneas puedan observar el “colorido mosaico” de militares orientales, argentinos, brasileros y portugueses que participaron en la acción militar, además de tomar nota y sacar cuentas de “quien estaba a favor de quien”; con que facilidad se cambiaban de bando y de que no vacilaban en poner sus armas, ora al servicio de los orientales, ora al servicio de los argentinos o de los brasileros…..
Todo dependía del momento, de la conveniencia y del apoyo que se recibiera, en dinero, en armas y en hombres de lucha…
Por lo cual, me tomo un momento para sugerirles, que la historia se lee y se interpreta “con los ojos” de ese tiempo, de esas épocas bravías; donde las epopeyas echaban pie a tierra en los campos de batalla y las crónicas de guerra, las escribían los vencedores…. 
En el caso al cual me voy a referir, tenemos la irrupción en escena, del General Juan Antonio Lavalleja, dispuesto a derrocar a su compadre Rivera (Primer Presidente de la República), invadiendo desde el Brasil, con una fuerza de unos 400 hombres, donde su Jefe de Estado Mayor era el General Eugenio Garzón y su segundo al mando, era el Coronel Manuel de Olazábal.-
Este último, era un porteño nacido en 1800, ahijado de casamiento del General José de San Martín, “Granadero de a caballo” desde los 13 años de edad, peleó en Guayabos contra el General José Artigas, estuvo en el “Cruce de los Andes” y participó junto a su padrino en las campañas libertadoras de Chile y del Perú.-
Estuvo en Ituzaingó, bajo las órdenes del General Carlos María de Alvear, combatió contra los indios pehuenches, se volvió soldado del General Lavalle y participó junto al General Rivera, en la toma de las “Misiones Orientales” en el año 1828 y en la batalla de “Cagancha” en 1839.-
Juan Manuel de Rosas, lo ascendió a Coronel en el año 1850 y luego de la batalla de Caseros, se radicó en Entre Ríos y se volvió secretario del General Justo José de Urquiza, hasta su retiro del servicio activo, donde retornó para Buenos Aires y falleció en el año 1872.-
Conforme a todo esto, desde la frontera del Yaguarón, el General Bento Gonçalves da Silva, apoyaba “descaradamente” a las fuerzas invasoras de Lavalleja.-
Así pues y por orden superior el Coronel de Olazábal, sitió la “Villa de Melo” un día 7 de abril de 1833.-
La defensa de ésta, corría por cuenta del Coronel José Augusto Possolo Magallanes, con pocos hombres a cargo y una ayuda de 120 más, que mandaba el guerrillero brasilero Coronel José Teodoro da Silva Braga (conocido por “Yuca Teodoro”) y que todos ellos, respondían al Gobierno Constitucional del General Rivera.-
José Augusto Possolo Magallanes, era un portugués nacido en Lisboa en 1800, sobrino del General Carlos Federico Lecor “El Barón de la Laguna”, que había llegado a estas tierras como Alférez, durante la Cisplatina y en 1821, integraba los “Dragones de la Unión” al mando del General Rivera (al servicio de Lecor). Luego del “Grito de Ipiranga” en 1822, no quiso seguir los postulados de su tío y en ese caso se mantuvo fiel a los portugueses y al Brigadier Álvaro da Costa, quien no fue partícipe del grito ni de las ideas emancipadoras de Pedro I.- 
Mientras los demás portugueses embarcaban para Lisboa, un 8 de marzo de 1824, Possolo siguió fiel a Rivera y el día 29 de abril de 1825, cuando los aires de la independencia comenzaban a soplar fuerte, fue tomado prisionero junto a su Jefe y a partir de ese momento se sumó a los “patrias” y nunca más dejaría de seguir a Rivera y una vez que éste desapareció físicamente, adhirió para siempre al Partido Colorado.-
Participó del lado patriota, en las batallas de “Rincón”, de “Sarandí” y en la toma de las “Misiones Orientales”, ostentando el grado de Capitán. Luego fue ascendido a Sargento Mayor y poco tiempo después a Teniente Coronel del Regimiento Nro. 3 de Caballería de Línea.-
En 1833, con el grado de Coronel, era jefe de la guarnición de la “Villa de Melo”, luego sería Comandante General de la campaña oriental, Comisario General de Guerra, durante la Guerra Grande y una vez que Venancio Flores se hace del Gobierno, en 1865, lo nombra Comandante Militar de Colonia.-
Fue Ministro de Guerra del gobierno del General Lorenzo Batlle y pasó a retiro el día 20 de agosto de 1870, cuando ya detentaba el grado de General.-
Se había casado con la Sra. Manuela Ramírez Carrasco (hija del andaluz José Ramírez – dueño de las heredades del “Rincón de Ramírez”- Tercera Sección de Treinta y Tres), enviudando de la misma y volviéndose a casar con la Sra. Dolores Obregón el día 15 de febrero de 1851.-
Vale decir en este acto, que a raíz del parentesco con Ramírez Pérez; Possolo, fue concuñado de los también Generales: Ignacio Oribe (hermano de Manuel) y Ramón Cayetano de Saavedra Cárdenas (argentino).-
Falleció en Montevideo, en el año 1882.-
Volviendo al tema que me ocupa, el día 10 de octubre de 1833, el Coronel de Olázabal, viendo que las fuerzas de Possolo seguían firmes en sus puestos, propuso una capitulación al mismo y éste, aceptó, luego de haber reunido en Junta de Guerra a sus oficiales inmediatos.-
Posteriormente, se retiró con toda su guarnición de la “Villa de Melo”….
Entonces, el militar porteño a órdenes de Lavalleja, entró triunfante en la misma….
Poco le duró la gloria, porque a los tres días, se le presentaron los Comandantes Osorio y Marcelo Barreto, con numerosa fuerza haciéndolos huir hacia el Brasil, repasando nuevamente el río Yaguarón por el lugar denominado “Paso de la Cruz”.-
Pero antes de cruzar, el río los alcanzó el mismo General Rivera en persona, con más tropas a cargo, llegando a tomarles 56 prisioneros.-
Así pues, finalizó el sitio y la ocupación de la “Villa de Melo” en el año 1833, donde pudimos ver que no todos los que participaron en el hecho de marras, eran orientales. Que varios de ellos, fueron cambiando de bando a medida que los años evolucionaban y que las conveniencias les eran favorables y que el único que se mantuvo coherente con sus ideas y fiel a la divisa colorada, fue un portugués de nacimiento: el General José Augusto Possolo Magallanes…
Coronel Manuel de Olazábal.-
Coronel José Augusto Possolo.-
(Fuentes consultadas: Apuntes del Dr. Francisco N. Oliveres; datos tomados de Internet y “Batallas que hicieron historia” – Fascículo 21- de diario “El País” ).-

Texto: Jorge Muniz.-

Vergara, 20 de noviembre del 2016.-







No hay comentarios:

Publicar un comentario